Cinco templos que tienes que conocer

Cinco templos que tienes que conocer

Visitar Guadalajara, es también conocer sus tesoros sacros y admirar con detenimiento siglos de arquitectura, una riqueza acuñada gracias a nuestro fuerte pasado religioso. ¿Cuáles tienes que recorrer primero? A continuación te recomendamos cinco joyas para agregar a tu lista de puntos a visitar en tu próxima visita a la ciudad.

Dos templos: San Francisco y Nuestra Señora de Aranzazú

San Francisco y Nuestra Señora de Aranzazú formaron parte de un monasterio franciscano que contaba con extensos jardines y cinco capillas, en una Guadalajara perdida por el paso de lo siglos. Hoy, se encuentran uno frente al otro sobre la av. 16 de septiembre. El primero, construido en 1550, es una de las edificaciones más antiguas de la Perla Tapatía. Su estilo barroco ha cambiado con el tiempo, pero su belleza interior y al exterior no deja de sorprender a los visitantes. En su costado tiene una plaza con arcos y una fuente que contrastan con el ajetreado ritmo de vida de la zona.

Nuestra Señora de Aranzazú, considerada en tiempos de la Nueva España una de las iglesias más hermosas, se encuentra del otro lado, en su fachada, tiene un nicho con la imagen de dicha virgen y en su interior, retablos churriguerescos tallados en madera y cubiertos de oro, son increíblemente bellos. Frente al templo se encuentra el jardín Aranzazú, lugar para descansar a la sombra de los árboles y comprar alguna golosina.

Basílica de Zapopan

Casa de La Generala o de la Virgen de la Expectación, conocida comúnmente como La Virgen de Zapopan. Es un templo que comenzó a construirse gracias a los frailes franciscanos en 1689. Se considera una joya arquitectónica por su estilo dórico colonial, bóvedas góticas, escudos de relieve y columnas jónicas. El altar que resguarda a la Virgen, es de mármol de carrara. Además de apreciar la belleza del recito, en su interior se siente el desbordante fervor de los creyentes que acuden a ella en busca de ayuda o consuelo.

En el atrio de la Basílica de Zapopan, hay una estatua de Juan Pablo II con un niño vestido de charro que conmemora la visita del Papa en 1979. Dicho monumento se hizo con llaves donadas por los feligreses. Los viernes y sábados después de la última misa, se lleva a cabo un espectáculo de videomapping 3D acompañado de música instrumental, el cual recuerda la leyenda de la Virgen de Zapopan ¡es impactante!

Catedral de Guadalajara

En el corazón de la ciudad, rodeada de cuatro hermosas plazas se ubica la Basílica de la Asunción de María Santísima, mejor conocida como Catedral Metropolitana de Guadalajara, su construcción mezcla diversos estilos arquitectónicos: barroco,  gótico y neoclásico. Su bella fachada de cantera no pasa desapercibida para quienes caminan por ahí y en el interior de este recinto de tres naves, se pueden apreciar obras de arte de reconocidos pintores de la época, así como criptas de arzobispos. Otro de los tesoros que resguarda la Catedral de Guadalajara, es la escultura de la Virgen de La Rosa, regalo del emperador Carlos V.

Un sismo en 1818 derrumbó sus torres, las cuales estas fueron reconstruidas, pero otro sismo las colapso y fue hasta 1854 que se edificaron en la versión neogótica que se reconoce hoy en día como símbolo de la Perla Tapatía. El encargado de esta última obra fue el ingeniero arquitecto Manuel Gómez Ibarra, quien anteriormente había estado encargado de finalizar la construcción del Hospicio Cabañas.

Templo Expiatorio del Santísimo Sacramento

Esta construcción que tomó casi un siglo, se yergue imponente sobre la avenida Enrique Díaz de León. El Templo Expiatorio de Guadalajara considerado una belleza arquitectónica de estilo neogótico, se comenzó a construir en 1897, pero la revolución en 1911 y otros impedimentos, postergaron su conclusión hasta 1972, cuando el ingeniero Ignacio Díaz Morales retomo el proyecto y lo concluyó.

Este templo es de piedra tallada, su fachada neogótica resguarda un rosetón característico de las iglesias en Europa y sus vitrales de Orleans, Francia, permiten la entrada del sol dando esa sensación celestial de los tiempos de reyes. Cada hora, se escucha la música de su reloj traído de Alemania, el cual, acompañado de 12 figuritas de acero que desfilan en su parte inferior, nos recuerdan que el tiempo no se detiene.

Los domingos en la explanada del templo, además de admirar la fachada y el desfilar de los apóstoles cada hora, es una delicia degustar antojitos típicos carnívoros o veganos como pozole de hongos y tacos de chicharrón de avena, comprar artesanías y disfrutar de clases de danzón.

¿Qué te parece? Recórrelos todos en tu visita a Guadalajara y, si aún no tienes hospedaje te recomendamos usar nuestro buscador para encontrar tu hotel ideal: guadalajaramidestino.com

Compartelo con tus amigos