Las Chivas, más que un equipo

Las Chivas, más que un equipo

El tema no son las estrellas en la camiseta. El tema es lo que representa la camiseta, son las rayas rojas y blancas y el orgullo que, a través de generaciones, ha forjado el amor incondicional por el campeonísimo que se vive y se respira en Guadalajara y en el resto del país. La pasión y el sudor han convertido a nuestras Chivas en un signo de identidad, un grito de guerra, un estandarte y una tradición.

Para sus aficionados, nada acelera el corazón tanto como la entrada al estadio, su casa. El grito valiente en las diferentes puertas, el sonido de las gargantas desgarrándose, los tambores, la sangre agolpada y la hora de la cita con el gol que ya se canta y se saborea en la boca es uno de los momentos más llenos de vida que ofrece la ciudad. Ningún aficionado, extranjero o visitante, debe perderse la experiencia única del estadio lleno y la batalla por la victoria de portería a portería donde por largos noventa minutos, se juegan la vida y el honor. ¿Ya lo has vivido?

Es un placer ver jugar a las Chivas en su estadio, el más moderno de México y uno de los mejores en Latinoamérica, el cual por fuera nos recuerda a un volcán verde con una nube blanca arriba y por dentro está lleno de emociones. Aqui también se encuentra el Museo Chivas, espacio que alberga las 12 copas ganadas en los campeonatos de liga, así como otras piezas históricas, además, este museo cuenta con una exhibición interactiva dedicada a la remembraza de 110 años de historia, la primera en el país en su tipo creada para  un equipo de futbol. Toda una experiencia para los aficionados al balompié y fanáticos de Chivas. Encuentra más información sobre los recorridos en: http://estadiochivas.mx/tour-estadio-chivas/

Después de verlos jugar, conocer su estadio, su museo y su historia, lo que sigue es celebrar en la Glorieta Minerva, sentirse parte del legado que compartieron padres y abuelos, ser parte de ese momento en que la calle y la victoria son del equipo.

Este equipo hoy se llama Chivas pero nació con un nombre distinto en 1906, de la mano de un joven de nacionalidad belga llamado Edgar Everaet y un francés llamado Calixto Gas quienes fundaron el Club Deportivo Unión sin saber que se convertiría en el favorito de la afición mexicana y en uno de los equipos con más victorias y tradición. Luego, el equipo adoptó el nombre de Club Guadalajara y comenzó su carrera en el fútbol amateur de nuestro país, ya que no había, tal cual, ligas profesionales como las hay ahora.

Fue entre 1906 y 1943, un periodo de incertidumbre futbolera, en el que los campos eran de tierra y los jugadores que se ponían los tacos por puro amor a la camiseta conquistaron 13 campeonatos amateur, aunque hay quien dice que fueron 12. Lo que sea. De todos modos las Chivas seguían pintando para campeonísimos.

A partir de 1943, en sus primeros años en la liga profesional mexicana, no les fue muy bien, incluso les comenzaron a decir los “ya merito”, curiosamente los aficionados del Club Atlas fueron quienes les pusieron este apodo al que le dieron la vuelta en 1956, cuando lograron ser campeones y les gustó tanto que se mantuvieron ahí casi una década después de darnos el gusto de ponerle una goliza siete a cero al Club América. Triunfos que hasta los abuelos recuerdan pues el cariño por las Chivas, es un asunto de generaciones.

En 1948, por casualidad se ganaron el apodo de Chivas,  cuando en el Parque Oro de Guadalajara, jugaron contra Tampico y un encabezado de prensa del día siguiente señaló “Jugaron a las carreras y ganaron las Chivas uno a cero” y pegó el apodo, de ahí para siempre son el Rebaño Sagrado y uno de los máximos exponentes del fútbol mexicano. Entre 1956 y 1965, acumularon siete títulos de liga, seis campeón de campeones, ganaron una Copa México y una Copa Campeones de la CONCACAF. Pero sobre todo ganaron el corazón de la afición.

Además de momentos de gloria y grandes penas, estrellas inolvidables como el Tubo Gomez, Chava Reyes, Fernando Quirarte y Benjamín Galindo, por mencionar algunas, han sido parte del único equipo cuya plantilla de jugadores es cien por ciento mexicana.

Hoy las Chivas con 12 campeonatos profesionales en su haber, tienen uno de los estadios más modernos de Latinoamérica y viven una nueva etapa llena de retos a vencer pero la historia en el fondo es la misma: son la flama de una pasión que no se extingue e incluso se propaga, con cada vez mayor fuerza por México y por el mundo con la luz inagotable del orgullo de ser los mejores.

¿Vienes a ver a las Chivas jugar en su estadio? Reserva tu hotel ideal en nuestro buscador guadalajaramidestino.com

Compartelo con tus amigos