El Panteón de Belén, un lugar lleno de belleza y misterio

El Panteón de Belén, un lugar lleno de belleza y misterio

Los vientos de otoño acarician la ciudad de Guadalajara como anunciando las fiestas de fin de año que se acercan, pero todavía no es diciembre. Las hojas de los árboles caen, se siente un ímpetu vivaz en sus calles, avenidas, en sus cafés y en sus camposantos, paz. Sin embargo, dicen las lenguas populares que en uno de ellos, el más antiguo, los seres del más allá se manifiestan cada cuando, dejando a sus visitantes con la piel de gallina. Hablamos del Panteón de Belén, ubicado a un costado del Hospital Civil Antiguo (Belen 684).

Este cementerio construido por allá en 1787 fue parte de un proyecto integral que incluyó la construcción del mencionado hospital. En ese tiempo, la Nueva España sufría de hambre y epidemias, las cuales arrastraban miles de vidas y por razones de higiene, era necesario contar con un cementerio para enterrar los cuerpos. Entonces, este panteón se utilizó como fosa común varios años y a finales del siglo XIX sirvió de lugar de descanso final para la clase alta de la ciudad. En 1896 se clausuró y fue hasta 1996 que se volvió a abrir, después de una ardua restauración, no como panteón sino como museo.

Visitarlo es toda una experiencia. Al recorrerlo podrás admirar sus tumbas y criptas bellamente construidas, donde yacen los restos de personajes célebres de la sociedad tapatía como Esteban Alatorre, Joaquín Angulo, Jesús Camarena, Juan N. Cumplido, Ignacio Herrera y Cairo , Gregorio Dávila, Aurelio L. Gallardo y Manuel Gómez Ibarra. En otros tiempos, también estuvieron ahí Severo Díaz, Enrique Díaz de León, Manuel M. Diéguez, Ramón Corona y Manuel López Cotilla pero sus restos fueron trasladado a la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres.

Además de magníficas tumbas, el guia del recorrido te irá contando leyendas que te helarán la sangre, relacionadas con las personas que hasta la fecha descansan en ese sitio. Como la que cuenta que ahí enterraron a un vampiro y sobre su tumba creció un árbol que sangra, o la que habla de un joven que se quitó la vida ahorcándose en un árbol y hasta la fecha se le aparece a los visitantes. También, escucharás sobre un niño que tenía miedo a la oscuridad y abrió su lápida tantas veces que tuvieron que hacerla sobre la tierra.

¿Te atreves a conocerlo? En noviembre, como atractivo especial podrás admirar su enorme altar de muertos, espectacular de día y de noche. Los horarios de sus recorridos diurnos son de martes a Domingo a las  10, 11, 13 y 14 hr. Los jueves, viernes y sábado tienen horarios nocturnos de 20:30, 22 y 23:30 hr. Se pueden comprar los boletos en la taquilla del panteón, calle Belén 684, Centro.

Apúntalo en tu plan para tu próxima visita a Guadalajara y recuerda que el mejor hospedaje en la ciudad, lo encuentras usando nuestro buscador: guadalajaramidestino.com

Compartelo con tus amigos